martes, 15 de marzo de 2016

Traumas infantiles....



Jamás fui capaz de resolver el Cubo de Rubik sin ayuda. Vamos... sin trampa. Antes de internet, había libros y revistas explicativas... pero era mucho más rápido el método "recolocación"....pegatinas....piezas....
Por fin, San Google tiene la solución a base de giros.