lunes, 3 de octubre de 2016

Todo es relativo

143testcooper

Tengo la sensación de "horror" asociada al recuerdo. Ese profesor de educación física, con su barba pelirroja y su envergadura descomunal, cronómetro en mano anunciándonos el plan del día: "Hoy haremos el Test de Cooper*. A ver qué distancia recorréis en 12 minutos, no vale pararse". Y pensar que era imposible aguantar semejante sufrimiento, que doce minutos era una eternidad. Por supuesto, los chicos me doblaban -varias veces- y yo acababa exhausta y congestionada.

Paradojas de la vida, 20 años más tarde mi entrenamiento más corto supera los tres cuartos de hora de "rodaje". Sólo el calentamiento ya supera los 12 minutos. Me lo dicen entonces y no me lo creo. Somos capaces de mucho más de lo que creemos, sin duda.

*El Test de Cooper es una prueba de resistencia que se basa en recorrer la mayor distancia posible en 12 minutos a una velocidad constante. Fue diseñado en 1968 por el Dr. Kenneth H. Cooper para el ejército de los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario